El aprendizaje cooperativo

 

Actualmente muchos centros educativos están apostando por nuevas metodologías de aprendizaje, conscientes de que junto con la incorporación de las TIC son unas de las claves de la transformación de la educación. Una de estas nuevas metodologías que más está aplicando los profesores es el APRENDIZAJE COOPERATIVO, responde a una manera abierta y social de aprender y enseñar.

circle-1485423_960_720

La metodología cooperativo se apoya en distintas teorías de aprendizaje, (Vygotsky, 1987) que reconocen la importancia de la interacción y de las relaciones sociales en la adquisición de conocimiento. Sabemos que para el avance y la evolución de la sociedad es imprescindible el “grupo”, el equipo, que funciona de forma cohesionada y articulada. Se trabaja en equipo porque se debate, se discute, se organiza y se decide, en definitiva se comparte. Esta variedad de visiones-experiencias, de opiniones y de conclusiones es lo que da un valor enorme y enriquece al equipo, generando una visión más amplia del conocimiento. Sigue leyendo

El importante papel de las familias

family-658453_960_720

Cada vez se hace más patente la importancia de promover la participación y la cooperación de las familias dentro del sistema educativo español. Se ha observado que una buena cooperación entre ambas partes proporciona al alumno una mayor predisposición y actitud hacia el aprendizaje, gana claramente en autoestima, responsabilidad y motivación. Todos estos elementos son decisivos en el desarrollo educativo y personal, los alumnos mejoran significativamente sus rendimientos y resultados académicos.

Una reciente publicación del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte , titulada “La participación de las familias en la educación escolar”, aborda este tema como resultado de un amplio estudio y análisis focalizado en la relación de cooperación entre familia-escuela como factor clave del rendimiento escolar. Sigue leyendo

Los nuevos espacios educativos y el aprendizaje

kimwendt-3523_0

La renovación y diseño de los espacios educativos debe responder a las nuevas estrategias y metodologías educativas, para ello deben actuar como espacios catalizadores de nuevas formas pedagógicas,  asumiendo diferentes funciones:

  1. Adquieren un valor emocional, crean una empatía con los alumnos, luego pueden jugar un papel decisivo en el rendimiento (aspecto psicológico-empático).
  2. Tienen un papel sobre las metodologías didácticas, así como con las TIC y con las distintas interacciones entre alumnos (aspecto pedagógico-didáctico).
  3. Responden a los modelos didácticos que en ellos se desarrollan (aspecto reflexivo) y trasmiten como cualquier otro espacio arquitectónico distintos signos y lenguajes (aspecto semiótico).

Por lo que el diseño del espacio debe responder al proyecto educativo del centro, el edificio y la estructura de sus espacios no deben limitar y condicionar los modelos didácticos adoptados. Una buena planificación y estudio de los elementos que configuran el espacio como son el equipamiento, acabados, mobiliario, iluminación, material didáctico, etc. ayudan a conseguir los objetivos, contenidos, actitudes o valores planteados por los centros educativos (Gairín Sallán, 1995).

El espacio se entiende así como un recurso didáctico, generador de estímulos, que fomenta el desarrollo de distintas capacidades del alumno. Favorece la autonomía, la motivación y la comunicación-interacción entre alumnos y profesores. Sus características físicas, expresivas y simbólicas, ejercen una influencia en las formas en que los niños se relacionan y comportan.

Características del nuevo espacio educativo:

Además de   los requisitos expuestos, el diseño del espacio debe tener otras muchas características, entre las que se sintetizan las siguientes:

– Ampliable, flexible y abierto, con la posibilidad de admitir cambios en las estructuras (como tabiques móviles, cortinas, biombos, puertas correderas, etc.).

– Bien planificado y adaptable, que admita modificaciones para adaptarse a variedad actividades. De respuesta individual y ajustada a los necesidades específicas.

 – Polivalente, que permita diversas posibilidades de uso y acciones, para facilitar el desarrollo integral del alumnado.

– Seguro y accesible, adaptado a las características de los alumnos, facilitando el acceso a aquellos con necesidades específicas (eliminando barreras arquitectónicas y adaptando el mobiliario, la iluminación, las texturas, etc.)

– Espacio cuyo mobiliario, acabados y materiales, esté diseñado para contribuir a crear distintos usos y ambientes, con los que se identifiquen los alumnos.

-Espacios en los que la iluminación, ventilación y el ruido estén bien estudiados. Priorizando la iluminación y la ventilación natural.

En esta línea Stephen Heppell, experto en innovación educativa y presidente de New Media Environments (Reino Unido), defiende que los alumnos necesitan involucrarse en mejorar su forma de aprender, ser curiosos e ingeniosos, para ello hay que guiarles y estimularles a investigar. Resalta la importancia del espacio educativo en este proceso, en el nuevo diseño del aula destaca la comunicación entre alumno y profesor, no es necesario alzar la voz y debe haber un contacto visual entre ambos, esencial para incentivar el aprendizaje. Las pautas que para él deben seguir estos espacios son: “amplitud y flexibilidad, eliminando distribuciones cuadradas, rectangulares o en fila; dividir el espacio en zonas para trabajar diferentes temas, que invite a divertirse y relajarse; usar distinto mobiliario, como el destinado para las nuevas tecnologías; ventanas y paredes móviles que puedan abrirse al exterior; muchos armarios y áreas para material; disponer de luz natural, aire fresco e incorporar vegetación.”

colegios-distritales-educacion-bogota-arquitectura-body-image-1461015774-size_1000

La intervención en el espacio del centro no se limita al aula, cualquier otra estancia es susceptible de ser espacio educativo, de esta manera multiplicamos los recursos y ampliamos su utilización. Incluso los espacios considerados neutros y sin uso, como zonas comunes, de acceso y comunicación pueden y deben configurarse como espacios educativos. Gairín y Antúnez (1996) señalan en esta línea, las ventajas que supone exponer ideas, trabajos en el aula y fuera de ella, ya que estimulan a alumnos y profesores a diseñar y compartir un ambiente más personalizado. La transformación de estos espacios, estáticos y monótonos, hasta ahora, dan infinitas posibilidades a la interacción y al aprendizaje. Pasillos, escalera, vestíbulos o jardines se convierten en espacios donde exponer, descubrir, crear, experimentar, intercambiar y mirar, en definitiva aprender.

Según Frank Locker, doctor de la Universidad de Edimburgo, insiste en la idea de “una escuela abierta y flexible, hay aulas pero sus paredes son móviles, los pupitres y sillas son livianos para que se puedan distribuir de diferentes formas. No hay pasillos sino espacios en que los estudiantes trabajan de manera autónoma.” Los diseños presentan espacios en los que cada metro cuadrado es un ambiente pedagógico. En las zonas de tránsito hay aprendizaje, donde los estudiantes generaran conocimiento a partir de experiencias fuera del aula. De igual modo, un mueble o una escalera pueden tener también la función de graderío, convirtiéndose  automáticamente en espacios de actividades y en elementos compartimentadores.